¿HABLAMOS? Confinamiento y malestar emocional

Relajación Jacobson María Cánovas Psicología
TÉCNICA DE RELAJACIÓN EN MI NUEVO CANAL DE YOUTUBE
22/04/2020
UNIDAD DE CRISIS EMDR MURCIA PARA COVID-19
05/05/2020
Confinamiento Covid 19 María Cánovas Psicología Santomera Murcia respuestas emociones

Autora Imagen

Entiendo por lo que estás pasando. 

Entiendo que hace ya más de 40 días tu cuerpo, tu mente, tu ser, comenzaron a entrar en una dimensión extraña, donde notabas sensación de irrealidad y confusión. Sé que toda la población española entramos en estado de SHOCK.

Poco a poco o rápido, ¡rápido!, apareció la rabia, por no poder controlar lo inevitable, también el temor a ser contagiado por un ‘bicho’ invisible y temor a contagiar a tus seres queridos, bienvenida o maldecida fue la tristeza, por no poder ver a tu madre y a tu abuelo, experimentaste también dificultades para conciliar el sueño, taquicardias que te sorprendían en la cena, o sobrecarga y estrés ante los nuevos protocolos del trabajo y la ocupación 24 horas de los niños y las niñas de la casa, o…ansiedad y preocupación por el futuro, al haber perdido o pausado tu labor profesional. En el peor de los casos has sufrido una pérdida  y no has podido despedirte como tanto deseabas, quedando los rituales comunes pausados.

Sé también que después de dos semanas de confinamiento y aislamiento obligado, con cada vez más límites de movimiento, de compras con ansiedad al observar que tus vecinos y vecinas hacían acopio de comida con carros cargados, y colas larguísimas en el súper del barrio, plannings diarios repetidos de aquello que los expertos hemos ido recomendando (mantener el ejercicio físico, no ver las noticias en demasía, realizar comunicaciones telemáticas, autocuidarte) tuviste una sensación de conformismo, de ACEPTACIÓN EXTRAÑA (ante una situación ordenada, no te quedó mucho más que planear con lo que había y tenías). 

Sé que ahora impera el temor hacia el futuro, pues del presente ya conoces algo, al menos, tu propio protocolo de funcionamiento.

Lo sé y lo entiendo porque yo también lo estoy sintiendo.

Desde el inicio del Estado de Alarma, sobre todo tras las primeras noticias de intentos de suicidio, las muertes como números insignificantes (el lenguaje de la comunicación mercantil), las innumerables emociones que nosotras mismas y nosotros mismos reflejábamos, los conflictos en las familias que empezaron a convivir realmente tras muchos años, etc. , diferentes redes de psicoterapeutas clínicos y sanitarios de todo el mundo comenzamos a  formarnos para conocer las respuestas comunes en nosotras y en vosotras. Algunos compañeros y yo hemos hablado, del gran impacto que nos supone, estar hablando y estar tratando el estrés posiblemente traumático y pos traumático en la población mientras también nosotras lo vivimos. Esto al final, lo interpreto como que realmente está suponiendo una ventaja a la hora de acercarme emocionalmente a ti.

Es posible que hayas experimentado alguna respuesta emocional ya mencionada, es posible que hayas optado por marcarte un reloj diferente porque realmente te resulta muy costoso asumir ciertos hechos que han sucedido desde que fuimos conscientes, de la gran amenaza y gravedad de un asunto que parecía tan lejano (al fin y al cabo de las personas-chinas conocíamos sus grandes ofertas y su gran distancia física). Y es que ante una amenaza podemos optar por varias respuestas: O bien trato de escapar minimizando el impacto y la noticia (ejemplo: un hombre en una frutería sin guantes le dice a la dueña de la misma que de algo tiene que morir, este hombre se encuentra en NEGACIÓN, de la propia amenaza para él, de sus vecinos y de los suyos), o bien atacar (ejemplo: Policías abusando de su poder con castigos ilógicos a las personas que no cumplen las normas, vecinos insultando a otros desde los balcones, buscar un culpable nos hace creer que estamos cerca de encontrar una explicación a la amenaza, cuando realmente NOS ALEJA DE AUTO-CUIDARNOS), pero también puedo  sobredimensionar lo que sucede (ejemplo: compro los 10 paquetes de hidro-gel del mercadona que quedan, porque realmente tengo la creencia de que así me salvaré, pero esta creencia no corresponde a una realidad, pues no se va a acabar el hidrogel en el mundo, y además otras personas que lo necesiten a corto plazo no lo van a tener).

También puedo hacer el intento (si mi sistema emocional me lo permite) de aceptar mis emociones y aceptar que pueda estar un día muy triste, otro día eufórico saltando y corriendo por la terraza, otro día con miedo porque realmente no sé qué significa esta situación extraña.

Hay diferentes mecanismos para afrontar las situaciones. En cuanto al comportamiento más general y extremo, hay personas que han recurrido a las adicciones recurrentes que ya practicaban, o a la comunicación violenta o a las acusaciones intervecinales (creo que se ha propuesto el término balconing), o al aislamiento. Como excepción está mi tía, la cual no salía de su casa desde hace 2 meses y ahora, desea salir. Estas respuestas pueden estar asociadas a aquello que ya practicábamos desde antes y que ahora quedan potenciados por una situación que consideramos muy amenazante (en el caso de mi tía, la cabezonería).

Con este texto trato de decirte, que todo lo que sientes respecto al confinamiento y al virus, es natural, coincidente en mayor o menor medida con el resto de personas que conviven en el Mundo; y también, que ha podido llegar el momento de ser consciente de aquello que está pasando por dentro, ya que  el exterior, con sus innumerables distracciones, olores, colores, luces, despistaba a tu cuerpo de lo que ES/ERES.

¿De qué te has dado cuenta? ¿Ha habido alguna ‘novedad’ dentro de ti desde que el exterior ya no es un medio de estar?  Más allá de la incomodidad y la impotencia ante una situación tremendamente extraña, hay un mensaje que leer de lo que vives. 

 

Te puedo acompañar en tu descubrimiento – en estos tiempos en lo que ya no vale el pasado pero sí la CONSTRUCCIÓN interna-.

 

Hoy he encontrado en Espacio 10 Psicología una publicación del psicólogo Juan Carlos Río, en la que rescataba esta frase de Gombrowicz:

 

“Sólo frente al enemigo podemos verificar plenamente nuestra razón de ser

y sólo él nos procura la clave de nuestros puntos débiles.”

 

Covid 19 psicología María Cánovas Santomera MurciaAutor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat