Herida y Cicatriz – El Trauma Psicológico

Afrontamiento y consecuencias del confinamiento en la familia
10/08/2020

trauma psicologico, maría cánovas, psicóloga, psicología, ansiedad, depresión, estrés, covid-19, murcia, el raal, alquerías, cobatillas, el esparragal

¿Qué es el trauma psicológico para ti?

Según Francine Shapiro – descubridora del método EMDR para trauma psicológico- todos experimentamos sensación intensa de peligro en algún momento de nuestra vida, ante hechos que racionalmente y realmente, no están amenazando físicamente nuestra vida. Pero, ¿por qué sentimos este peligro?

Todas las personas tenemos recuerdos, cada experiencia se convierte en parte de nuestro mundo interior, algunas formarán grandes aprendizajes, otras parte de estos grandes aprendizajes, pero cada una de ellas gobiernan o pueden gobernar nuestras reacciones hacia nuestras nuevas experiencias (donde entran las cosas y las personas).

La cuestión no es conocer 100% los motivos por los cuales yo reacciono de una determinada manera ante algo – aunque nos ayuda a comprendernos mejor desde la razón -, sino ser conscientes de lo natural de las conexiones cerebrales para TODAS LAS PERSONAS, y por ende para nosotros mismos, y a partir de aquí y de conocer nuestra historia, tomar decisiones.

No tenemos por qué sentir gran malestar por estas conexiones, es decir, podemos cicatrizarlas trabajando el trauma, y esto no significa que tengamos que volver al pasado. Éste es uno de los grandes temores de las personas que acuden a consulta a solicitar ayuda respecto a experiencias del pasado. Mi respuesta es habitualmente esta: Trabajar el trauma consiste en asomarnos a una ventana, es muy posible que no te guste lo que veas allí asomada, sin embargo al verlo, al afrontarlo y al procesarlo con diversas técnicas y con la psicoterapia, lo podrás volver a mirar con otros ojos, con los ojos del presente y con tus hemisferios del ahora.

¿Magia?

 

NO. Se trata del procesamiento de la información del cerebro. Un trauma se genera cuando el cerebro interpreta tanto estrés, que no es capaz de procesar el evento que lo provoca. Pongamos un ejemplo:

Una pareja. Él confía plenamente en ella, ella cada vez se muestra más evasiva y suele maltratarlo psicológicamente. Todas las noches ella le pide que le ponga la alarma en su teléfono móvil, al sentirse agotada por el trabajo. Él una noche en concreto dispuesto a realizar tal acto, descubre mensajes de un hombre que le solicita volver a tener otro encuentro sexual. El miembro de la pareja le pregunta de qué se trata este hecho, ella se marcha al día siguiente de casa.

¿Cómo reaccionará él en su próxima relación íntima? Posiblemente no quiera volver a poner más alarmas en teléfonos ajenos.

Es un ejemplo real de cómo nuestros aprendizajes configuran nuestras reacciones posteriores. Esta persona-hombre tiene varias opciones:

  1. No confiar nunca más en nadie.
  2. Confiar y no tocar más móviles ajenos.
  3. Confiar y afrontar el evento estresante que supuso conocer la noticia de que su ex pareja tenía otra relación, ya que cada vez que su nueva pareja le pide que mire una foto en su móvil personal, él suda y le indica que no quiere hacerlo, ¡y se enfada si le insiste!

En la tercera opción, la persona podrá tomar conciencia de por qué reacciona de esa manera, y podrá procesar de otro modo lo acontecido y lo que le ha generado tanto malestar.

No infravaloremos a las neuronas, el cerebro es un órgano más, físico, con posibles heridas, y que se puede recuperar/ iniciar proceso de recuperación. ¿Acaso no vendamos el esguince o la rotura del pie?

 

T E   A C O M P A Ñ O .

 

Y quedémonos con esta bonita frase de Jacques Lacan:

trauma, psicolo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat