Las sillas vacías en La Navidad

ARTÍCULO PUBLICADO EN REVISTA MOSAICO TERAPIA FAMILIAR: Migración y Trauma Transgeneracional
23/10/2022
Introducir la terapia familiar dentro de la terapia individual
Introducir la terapia familiar dentro de la terapia individual
19/01/2023
Las sillas vacías en la Navidad

Las sillas vacías en la Navidad

¿Te está pasando?

Desde que empecé a formarme en Terapia Familiar Sistémica, Psicología Gestalt y Duelo, conocí la técnica de LA SILLA VACÍA, muchos de vosotros/as ya la conocéis. Concretamente, de profesionales formados con Alba Payàs – una crack psicóloga especialista en duelo (directora del Instituto IPIR de Catalunya)- descubrí la metáfora de la Silla Vacía en Navidad. Nos servimos de ésta para explicar la sensación y la emoción de ausencia y pérdida, en la Navidad, de un ser querido, cuando afrontamos las reuniones, cenas y comidas como rituales, con familiares y amigos.

 

Es un concepto que en su día me inspiró y me gustaría participar en su expansión, para quien no lo conozca.

 

Desde pequeña mi relación con la Navidad ha sido ambigua. Por un lado, percibía la tensión habitual en mi familia de origen, por otro, la ilusión de la magia fomentada por mi madre y también por el catálogo de El Corte Inglés (ahora sé que era una ilusión en parte muy materialista y que lo importante, lo realmente importante, está muy lejos de ese catálogo). A ello se le sumó el fallecimiento de mi padre cuando tenía 15 años, entonces había duelo por él y también por la tensión, que era un miembro más de la familia. Por lo que la sensación navideña se convirtió en aún más agridulce, y es exactamente la misma sensación la que a veces mi cuerpo roza o profundiza en esta época. Es por esto, y por las sensaciones que encontramos en ti en la psicoterapia, por la que hablo de expectativas y de duelo cuando trato la Navidad en las sesiones.

 

El concepto de la Silla Vacía nos puede ayudar a mirar al dolor, facilitar su afrontamiento, es decir, a no a evitarlo (! qué desgaste a veces la evitación !). Nos sirve de brújula hacia el echar de menos, hacia la insoportabilidad de la pérdida, y por tanto hacia la expresión del dolor (duelo= dolo = dolor inevitable), el acercamiento al Ser que ya no está, y conduciéndonos también a la búsqueda de apoyo. 

 

Y como todos los rituales humanos, es necesario fomentar su práctica en grupo. Desde la arqueología y antropología, se han investigado los ritos funerarios, apareciendo los primeros cementerios en el Neolítico (8.000 años antes de nuestra era), ¿cómo vamos a poder como humanos escapar de los rituales grupales? Parece que no es nuestra naturaleza negárnoslo, y al mismo tiempo, qué perdidos andamos para llevarlo a cabo, ¿verdad?

 

Es importante que hables contigo, con tu psicoterapeuta, con tu pareja, con tu familia o amigos de tus emociones respecto a este echar de menos en Navidad, es posible que con este acto también les facilites sus duelos (recuerda, que aunque de esto no se hable en el bar, !no significa que no exista!). 

 

Y, ¿qué hacer con las sillas vacías en Navidad? 

 

En muchas ocasiones, planteo a mis queridos pacientes que escriban una carta con lo que deseen a esa persona o animal, y que la lleven en la celebración de la Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Reyes, etc.; primero, para poder permitirte la emoción, segundo para sentir a ese Ser más cerca (así, mantienes la coherencia con el abrazo que quieres darle). También les invito a que la lean, con la finalidad de que el duelo pueda sentirse por el grupo familiar (tan sumamente terapéutico y ancestral). Esto lo realizo en un contexto de la psicoterapia, por lo que si acudes a terapia, el que mejor te podrá guiar será tu psicólogo.

 

Deseo que esta Navidad pueda ser (si es el momento) una oportunidad para profundizar en tu Duelo. ¡¡Un abrazo, querida persona!!

 

Nota de responsabilidad psicoterapéutica en mis publicaciones en RRSS: cada persona proviene de un sistema familiar y cultural distinto, con una genética diferente, y ha afrontado sus experiencias vitales desde una perspectiva única; creo que ninguna publicación en las RRSS puede definir o guiar algún punto de tu proceso, por ello creo que, una idea distinta podría ser que lo observaras y utilizaras  con responsabilidad y compasión hacia ti, y consultaras con tu psicólogo aquello que te haya llamado la atención de esta u otras publicaciones de otros profesionales. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *