¿Por qué asistir a Terapia Psicológica? · Confía en Ti

UNIDAD DE CRISIS EMDR MURCIA PARA COVID-19
05/05/2020
Escuchar-TE
03/08/2020
Terapia psicológica, on-line, psicología, santomera, murcia, psicóloga, tratamiento psicológico, ansiedad, estrés, depresión, covid, confinamiento, coronavirus, pareja, conflicto

Terapia psicológica, on-line, psicología, santomera, murcia, psicóloga, tratamiento psicológico, ansiedad, estrés, depresión, covid, confinamiento, coronavirus, pareja, conflicto

 

Terapia psicológica, on-line, psicología, santomera, murcia, psicóloga, tratamiento psicológico, ansiedad, estrés, depresión, covid, confinamiento, coronavirus, pareja, conflicto

 

¿Ahondar en la mierda para limpiar el sufrimiento?

¡Hola personas-valientes!

Algunas personas me preguntáis en qué consiste el proceso de terapia, otras, se conducen curiosas hacia mi consulta (o hacia mi cuenta de Skype en estos momentos) para directamente expresar lo que tienen dentro porque hay un algo que desconocen que les provoca malestar, otras, en el contexto jurídico-social donde también trabajo, intuyen lo que hace un psicólogo pero no les apetece demasiado pararse en lo que a veces interpretan como, cito textualmente, “ahondar en la mierda”. ¡Bueno! Al menos sabemos de la existencia de la mierda, ¡éste es el primer paso!

La verdad es que no tenemos por qué saber lo que es un psicólogo, ¿no?. Hoy me estaba acordando de la primera vez que acudí a una psicóloga, me quedaba en blanco en el colegio frente a los exámenes pese a haber estudiado de manera muy responsable. La psicóloga, muy cariñosa y simpática, me explicó algunas técnicas de estudio en una sesión: Cómo almacenar de manera imaginaria palabras relacionadas en determinado campo de estudio, en diferentes lugares de una habitación, para ayudarme a extraer la información que necesitaba en la ‘situación de examen’. Esto me sirvió en ese momento, aunque ahora pienso que el motivo de quedarme en blanco fue la extrema exigencia que se cocía en mi colegio sumado a la situación familiar. Lo cierto es que volví a la misma psicóloga 10 años después…¡Para entonces necesité más sesiones! 

Sí, he acudido a profesionales-psicólogos, y no a uno ni a dos, a varios… Algunas pacientes se han sorprendido cuando he mostrado tal confesión, ¿porque sabéis qué? No es una confesión, es una realidad que ayuda muchísimo a la persona que tengo delante, a no sentirse rara, loca, juzgada y fuera de lugar…A normalizar el proceso de ser Tú. Y es que interpreto el proceso de terapia como una guía de lo que aflora dentro de TI (sin más complicación…?), es decir, EXPONER LO DE DENTRO HACIA AFUERA, ante oídos expertos y respetuosos, para que la escucha (la mía y la tuya) y el feedback o devolución te sirva para algo: Tomar decisiones internas y externas, ejercer algún tipo de cambio en ti y en tus relaciones, sentir más respeto hacia ti misma, sentir más calma, sentir más curiosidad ante la vida y su paralelo e inevitable aprendizaje, y más confianza hacia tu experiencia en la vida. En definitiva: Ser Tú desde Ti.

Pero, pero, párate, ¿cómo sé que he de solicitar ayuda y terapia psicológica?

  • Ante la sensación de “no poder más”.
  • Ante dificultades o malestar que no conseguimos ponerle nombre en las relaciones sociales (amigos, compañeros de trabajo, jefes, etc.)
  • Ante innumerables noches con dificultades para dormir. 
  • Ante el consumo reiterado de sustancias como el cannabis, el tabaco, el alcohol, la cocaína, etc. 
  • Cuando te estás sintiendo amenazada o amenazado por factores externos (o internos).
  • Cuando te das cuenta de que no tratas bien a la gente (ni a ti) y esto te afecta en tu vida cotidiana y a tus relaciones.
  • Cuando no estás conforme o en calma en el silencio y en la soledad…(¿Sabes? Nunca estás solo, tú eres tu mejor compañía, ¿te lo crees?). 
  • ¿Cuándo? …Dímelo tú.

 

Y ES QUE…¿Por qué solicitar esa ayuda?

 

  • Para aprender a vivir con nuestras emociones. Las emociones forman parte de nosotros. Vivimos en una cultura en la que no se nos ha enseñado desde pequeños, por lo menos en mi generación y en las anteriores, a normalizar la tristeza, la rabia, la frustración…Además, en estos últimos años existe una presión social que nos obliga a ser ultra positivos, nada negativos y súper sonrientes. Y sí, la alegría, la sorpresa, la esperanza, forman parte también de nuestro Emocionario, pero éstas convergen con las culturalmente denominadas, negativas (apelativo que no me gusta, pues las emociones son eso, emociones, y ponerle ya la palabreja ‘positiva’ o ‘negativa’ genera una base de juicio que no beneficia a su natural expresión). El dolor…forma parte de nuestra experiencia, él nos ayuda a afrontarla, tiene una función.

 

  • Para sentir más calma. Sí. El Sistema nervioso necesita sentir calma para poder funcionar de manera práctica, sin dificultades ni confusiones, para ser más libre y para eso, necesitamos no disparar las emociones hasta el punto de SUFRIR. Porque la emoción no tiene por qué implicar sufrimiento, sino conciencia de que existe y camino hacia su aceptación. 

 

  • Para valorar y amar lo que ya tenemos dentro y aprender nuevas estrategias de afrontamiento. A menudo podemos valorarnos según las miradas ajenas, externas a nosotros mismos, ¿pero realmente no nos sirve nuestra mirada? ¿Realmente no podemos encontrar la manera de disminuir el sufrimiento mental junto con diferentes estrategias internas?

 

  • Para aprender a vivir con nosotros y la red social. Has venido al mundo para sentir que mereces estar aquí, no para auto-destruirte. En ocasiones no percibimos las estrategias internas para no pararnos y aprender a convivir con nosotros mismos. Conforme nos sintamos más a gusto con nosotros, mayor satisfacción sentiremos con los seres de nuestra vida, porque estos no serán los llenadores de un vacío personal.

 

  • Para Ser Tú. Para encontrarte contigo. ¿Sabemos lo que esto significa?  Yo también estoy en ELLO.

 

¿Y qué pinto yo en todo esto como persona- psicóloga?

  • Quiero que te sientas cómodo en mi Casa o consulta. 
  • Quiero que confíes en que lo que me cuentas no va a ser juzgado ni malinterpretado.
  • Quiero que sepas que me importa lo que me estás contando. 
  • Me gusta que aflore de ti lo que quiera emerger, tenga el color y la textura que tenga. 
  • Estudio de manera continua para poder ser-te de ayuda mediante ti mismo.
  • Conozco las emociones y las experiencias humanas porque yo también las vivo y las quiero re-conocer.

 

 

Próximos artículos:

  • Padres separados y niños/as. Esa gran ODISEA o, ¿cómo aprender ante el conflicto?.
  • Por qué consumimos (drogas y redes sociales). 
  • Nuestra querida familia. El Genograma. 
  • La pareja como aprendizaje de Ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat